Conciencia


La publicación de la semana pasada sobre “dar un regalo a la conciencia” nos regresa a la base de esta enseñanza. La pirámide del “Ser” apunta hacia el cambio de conciencia. Solo alteramos las funciones en la medida en que afectan la conciencia. Es por eso que debemos establecer la diferencia entre la conciencia y las funciones. Ese es el objetivo del tutorial de esta semana. Describe los tres parámetros con las cuales se puede medir la conciencia: frecuencia, duración y profundidad. Y establece un objetivo para aumentar la frecuencia de nuestra conciencia mediante el uso del timbre de nuestro teléfono como un despertador para recordarnos a “Ser”.

Los muchos “yoes”


En el tutorial anterior, nos propusimos aumentar la frecuencia de nuestra conciencia cambiando los tonos de llamada de nuestros teléfonos y usándolos como recordatorios para “Ser”. Pero, ¿por qué necesitamos recordatorios externos? ¿Por qué no podemos recordar “ser” simplemente porque queremos “ser”? La razón radica en nuestra multiplicidad, en nuestros Muchos “Yoes”. En este tutorial, examinaremos nuestro panorama psicológico como una multiplicidad. Lo superpondremos en una pintura de Jesús predicando a las multitudes, por Jan Bruegel. Y exploraremos cómo mantener el objetivo a pesar de nuestra falta de unidad.

Auto-observación


¿Cómo se manifiesta la aparición de la luz en el microcosmos-hombre? En este tutorial, tomaremos la imagen dramática del sol naciente internamente. Lo veremos como auto-observación, en el sentido de dirigir un rayo de luz hacia adentro. Tomaremos de la Creación de la Luz del Génesis, usando una representación de ese episodio en los mosaicos de San Marco en Venecia. Veremos por qué nuestro esfuerzo por Ser debe incluir un elemento de auto-observación. Y estableceremos un ejercicio semanal para introducir la auto-observación en nuestros esfuerzos de momento a momento.

Metas Pequeñas


En el tutorial sobre “Conciencia”, enumeramos los tres parámetros por los cuales se puede medir la conciencia: frecuencia, duración y profundidad. En el tutorial sobre “Los muchos “yoes””, estudiamos nuestra multiplicidad y creamos choques externos para recordarnos que debemos Ser, dando como efecto el aumento de la frecuencia. En el tutorial sobre “Auto-observación”, agregamos el elemento de observarnos a nosotros mismos en cada momento que recordamos “Ser”, en efecto agregando profundidad. En este tutorial, agregaremos duración. Intentaremos prolongar la conciencia enfocándonos en una pequeña unidad de tiempo e incrementando la frecuencia en ella tanto que las muchas chispas se unan en una sola llama. Nos basaremos en el mito hindú de El Batido del Océano de Leche como una descripción de cómo se puede alcanzar la duración haciendo resistencia a los hábitos. Y estableceremos objetivos específicos de hacer resistencia a los hábitos que observamos la semana pasada.

Conocimiento y Ser


Durante el trabajo de febrero, experimentamos con el uso de nuestros hábitos más profundos como combustible para la auto-observación. Esto requirió de esfuerzos inteligentes, más que forzados. A medida que nuestra comprensión de nosotros mismos se profundiza, también lo hace nuestra capacidad para hacer tales esfuerzos inteligentes.
La comprensión es el resultado de un crecimiento simultáneo del conocimiento y el ser. Las exploraciones del Príncipe Siddhartha fuera de los muros de su palacio ilustran este proceso, en el que el príncipe primero es testigo de cosas nuevas (ser) y luego el conductor de su carruaje (conocimiento) explica su significado. En este tutorial, aplicamos este principio para trabajar con la negatividad.

Pago y Esfuerzo


En el Cuarto Camino, el conocimiento va de la mano con la verificación. Se puede dar conocimiento, pero la verificación solo se obtiene mediante el pago. En este tutorial, profundizaremos en el principio de pago; lo entrelazaremos con la no expresión de emociones negativas; y veremos el esfuerzo de la no expresión de emociones negativas como una forma de pago. Nos basaremos en la historia bíblica de la hospitalidad de Abraham, una expresión simbólica de la necesidad del sacrificio para recibir el presente en sus propios términos. Y veremos que resistir la expresión de emociones negativas es un pago fundamental en este trabajo.

Actitud Positiva


Hay una paradoja en este trabajo: cuando estoy en un estado superior de conciencia, sé exactamente lo que debo hacer para “Ser”, pero no necesito ese conocimiento porque ya “Soy”. Cuando estoy en un estado inferior de conciencia olvido lo que debo hacer para “Ser”, precisamente cuando ese conocimiento sería más beneficioso para mí. En este tutorial, exploraremos el papel de las actitudes en crear un puente entre estos dos extremos, una forma de retener algunas de las huellas de mis comprensiones superiores, incluso cuando mi conciencia ha disminuido. Nos basaremos en la historia bíblica de Moisés descendiendo del monte Sinaí con las tablas, como una alegoría de retener algo con nosotros cuando descendemos de un estado superior. Y estableceremos un objetivo para aplicar estos métodos a lo largo de la semana, haciendo resistencia contra las actitudes equivocadas de las emociones negativas aplicando actitudes positivas.

Emociones Negativas


¿Cuál es la transformación a la que apunta esta enseñanza? ¿Qué sucede realmente cuando llego a la cima de la pirámide? En el tutorial sobre “Conocimiento y Ser” examinamos cómo el aprendizaje avanza paso a paso, un paso de conocimiento seguido de un paso de verificación, y aplicamos este principio para observar las emociones negativas. En el tutorial sobre “Pago y Esfuerzo” examinamos las actitudes equivocadas detrás de las emociones negativas, y experimentamos con sacrificarlas. En el tutorial sobre “Actitud Positiva” examinamos cómo nuestros momentos superiores de conciencia pueden formar nuevas actitudes, actitudes que luego permanecen incluso cuando nuestra conciencia disminuye. Autoestudio; sacrificar actitudes equivocadas; crear nuevas actitudes; estos son aspectos fundamentales de trabajar con la negatividad. Pero, ¿cuál es el objetivo final detrás de la no expresión de las emociones negativas? En este tutorial, exploraremos ese objetivo. Nos basaremos en el mito hindú del “El Batido del Océano de Leche” específicamente en la base del batido, donde Vishnu encarna en forma de tortuga para sostener el Monte Mandara. Y utilizaremos este mito para transmitir el potencial transformador detrás de la no expresión de las emociones negativas.

Los Cuatro Centros Inferiores (Parte I)


Así como la fotosíntesis aumenta la producción de energía en una planta, el recuerdo de sí aumenta la producción de energía en el microcosmos. Esto significa que después de una serie de esfuerzos exitosos, tenemos más energía a nuestra disposición. Esta energía es volátil y buscará fugarse. “Si no detenemos estas fugas”, aconseja Peter Ouspensky, “el aumento de la producción solo aumentará las fugas”. Por lo tanto, en el contexto del trabajo de abril de centrarse en los esfuerzos exitosos, dediquemos esta próxima semana a observar y detener las fugas. .¿Qué fugas habituales puedes observar en ti?

Microcosmos


¿Qué es un cosmos? ¿Por qué un ser humano puede considerarse un cosmos? ¿Y cuáles son las implicaciones de este estado especial? En este tutorial vemos que una de las implicaciones importantes de este estado es que podemos aprender al vernos reflejados en otros cosmos. Esto hace eco del antiguo dicho de “Como es arriba es abajo” y “Como es adentro es afuera”. Tomaremos de la creación bíblica del hombre como se muestra en los mosaicos de San Marco en Venecia, y destacamos un matiz particular en la creación que a menudo es pasado por alto. Y nos propondremos aprender más sobre nosotros a través del estudio del comportamiento de los demás.

Corazón y Mente


Cada momento es una cerradura que tiene una llave. Primero, debo recordar mi objetivo de “Ser”. Esto, en sí mismo, es difícil, porque no estoy unificado, lo olvido. Pero incluso entonces, cuando lo recuerdo, quedan dos elementos más que determinan si puedo desbloquear el momento: ¿Puedo encontrar el esfuerzo adecuado para este momento? ¿Y puedo encontrar la fuerza para hacer ese esfuerzo? En este tutorial, exploraremos estos dos elementos. Tomaremos una representación de Dios creando al Hombre a su propia imagen por Lucas Cranach y veremos cómo se representan estos dos elementos en este episodio bíblico. Y estableceremos un objetivo para la semana que nos ayudará a observar estos dos elementos en nuestros esfuerzos momento a momento para “Ser”, un objetivo que nos hará más íntimamente familiarizados con nuestros corazones y nuestras mentes.

Identificación


Si no puedo ver los pensamientos, las sensaciones y las emociones de este momento como una pequeña parte de mí, como algo separado del resto de mí mismo, entonces se convierten en mi mismo, caigo en lo que en esta enseñanza se llama, un estado de identificación . En este tutorial examinaremos este estado. Nos basaremos en la historia del Génesis de la Caída del Paraíso, como una representación simbólica de cómo, por negligencia, el corazón y la mente dejan de reflejar a Dios y caen en la identificación. Utilizaremos la representación de Cranach de esta escena, y nos centraremos en una interpretación única que él agrega a la historia bíblica. Y estableceremos un objetivo durante toda la semana, para observar, lo mejor que podamos, y resistirnos a caer en el estado de identificación.

Auto-observación


Nos hacemos responsables de lo que vemos. En el momento en que soy testigo de una manifestación de mi sueño, mi conciencia no puede permanecer alejada sin intentar trabajar en esa manifestación. Por lo tanto, los objetivos basados en la auto-observación van acompañados del deseo de cambiar, un combustible indispensable para el esfuerzo. Este tutorial explora la auto-observación como dirigir un rayo de luz hacia adentro, una luz que luego puede extenderse hacia atrás para mostrarme cómo me veía un momento antes de despertar.

Separación y Nombramiento


Mordemos la tentación del momento. Nuestras mentes, nuestros cuerpos y nuestros corazones se dejan llevar y lanzan nuestro Microcosmos al caos. Llamamos a este estado identificación, porque se caracteriza por un sentido de identidad fuera de lugar, al llamar erróneamente al impulso del momento “yo”. Pero los caminos hacia abajo y hacia arriba son los mismos, y los mismos tres cerebros nos ayudan a restaurar el orden en el Microcosmos. En este tutorial experimentaremos invirtiendo la caída en la identificación. Regresaremos a la Basílica de San Marcos en Venecia y examinaremos un episodio menos conocido de la creación del Génesis que es instrumental en este proceso, el de Adán nombrando a los animales. Y estableceremos un ejercicio para nombrar la tentación del momento, a través de tantos momentos de nuestro día como sea posible, separando nuestra Mente de la identificación, a través del nombramiento.

El Amo


¿A dónde lleva este trabajo? ¿Qué sucedería si lográramos prolongar nuestros esfuerzos de “Ser” para que nuestra conciencia se convirtiera en una llama constante? Si nos volviéramos más consistentemente conscientes, accederíamos a dos nuevas funciones llamadas centros “emocional superior” e “intelectual superior”. Estas no son funciones ordinarias como las funciones emocionales, intelectuales o motrices. Son aspectos del Amo. En este tutorial examinaremos estas dos funciones. Nos basaremos en la escena del Evangelio de María al encontrarse con Jesús en el Jardín, para ver cómo se invierte la tentación del Génesis y se recupera el Paraíso. Y utilizaremos esta comprensión para ubicar nuestros esfuerzos diarios en un contexto más amplio. Nuestros esfuerzos momento a momento para resistir la prisa, resistir la expresión de la negatividad, resistirse a la imaginación, en última instancia, tienen como objetivo conectar con el Amo.

Los cuatro centros inferiores (Parte I)


Esta enseñanza divide nuestros pensamientos, emociones, movimientos y sensaciones en cuatro grupos bien definidos, cada uno de los cuales es controlado por una mente o “centro” separado. En esta clase vamos a explorar estos cuatro centros, su ubicación en el microcosmos, sus peculiaridades y su velocidad de acción. Vamos a superponer estos centros sobre una imagen del Juicio Final según lo ilustra un icono ruso, para ver su relación con nuestro propósito de “Ser,” y entender cómo el cuerpo físico se relaciona con el cuerpo astral. Y usaremos el nuevo conocimiento de nuestro microcosmos para observar los muchos ‘yoes’ de modo más inteligente, separándolos del ‘Yo’ real y asignándoselos a cada uno de los cuatro centros inferiores.

Los cuatro centros inferiores (Parte II)


En el primer tutorial sobre los cuatro centros inferiores, presentamos que el Microcosmos tiene cuatro cerebros que controlan todas sus funciones ordinarias. En este tutorial profundizaremos en cada centro y examinaremos sus partes en función del nivel de atención con el que trabajan. Como apoyo visual, utilizaremos la baraja española y asignaremos cada uno de los cuatro divisiones a los cuatro centros inferiores. Dentro de cada división, Sotas, Reinas y Reyes designarán cada parte de ese centro. Veremos cómo, para funcionar correctamente, las partes de un centro deben colaborar. Y terminaremos por establecer un objetivo para observar en nosotros mismos las diferentes partes de nuestros cuatro centros inferiores.

Ser Superior e Inferior


A medida que verificamos las funciones de nuestro Microcosmos, comenzamos a examinar cada una de ellas desde el punto de vista de la conciencia. ¿Cuál de nuestras funciones puede ayudar a nuestro objetivo de “Ser”, cuál es indiferente y cuál se opone? En este tutorial exploraremos esta pregunta. Tomaremos de la creación del hombre de San Marco del polvo y el espíritu, el polvo representa su parte terrenal y el espíritu su parte superior. Y veremos que la lucha por “Ser” es una lucha entre el Ser Superior e Inferior del hombre.

Desviación


Mara tienta a Siddhartha, tal como la serpiente del Génesis tienta a Adán y Eva. Al igual que la serpiente, Mara usa la sutileza. Él enumera las riquezas terrenales a las que Siddhartha está a punto de renunciar tontamente. La lección de este episodio está en la sincronización: Mara aparece solo cuando Siddhartha renuncia a las riquezas terrenales. La serpiente aparece solo cuando Dios ordena evitar el fruto prohibido. Este sutil elemento engañoso aparece solo cuando nuestra parte superior formula un objetivo, enseñándonos que los esfuerzos del Ser Superior evocan resistencia del ser inferior; los objetivos atraen desviaciones.

Grupos Difíciles de “Yoes”


Las vías a través de las cuales estamos acostumbrados a expulsar la energía sexual forman nuestros “hábitos”. Estos son “yoes” alimentados por una energía particularmente fuerte, lo que significa que vienen con un sentido más fuerte de identidad, un sentido más fuerte de “yo”. En otras palabras, desde el punto de vista de nuestro objetivo de evitar la identificación, de “ser”, son grupos particularmente difíciles de “yoes”.

Transformación


La verdadera identidad no está ni en la disciplina de Buda ni en el ejército de Mara; ni en los dioses ni en los demonios; ni en la afirmación ni en la negación. La verdadera identidad reside en la parte que presencia la lucha. Somos lo que observa, no lo que observamos. Una vez que verificas que la lucha con los muchos “Yoes” no dura indefinidamente, que tu persistencia te lleva a un punto de combustión, has verificado el principio de la Transformación.

Hábitos en el Centro Instintivo


¿Cómo encontramos el camino intermedio para satisfacer las necesidades del cuerpo sin convertirnos en su esclavo? Encontrar esta “vía intermedia” tendrá que ver con trabajar en el cerebro a cargo del bienestar del cuerpo, el centro instintivo. Además, dado que nuestras necesidades corporales son recurrentes, satisfacer esas necesidades es habitual. Para mantener la conciencia atendiendo nuestras necesidades corporales, tendremos que desarrollar disciplinas en torno a los hábitos en nuestro centro instintivo.